Fiel a mi consigna de contaros bonitas historias en este viaje por Chile, me detengo ante un puesto de pescadores, esta es la historia que denuncia le mal trato al mar (y lo rico de sus alimentos), aquí va…

Vistas del Océano
Vistas del Océano

Hoy estoy en Santiago y hace mucho calor, los meses de diciembre a febrero son los del estío y el sol pega con fuerza sobre la tierra. Salgo acompañada de los amigos foráneos hacia la costa, desde Colina, cerca de Santiago capital, hasta Maitencillo, una pequeña población que pertenece a la V Región, provincia de Valparaíso, comuna de Puchuncaví, muy cerca de Viña del Mar. De las ocho playas que dispone, algunas tomadas por los surfistas, estamos en la de Pocito, menos turística si cabe.

Mirador de Maitencillos
Mirador de Maitencillos

El camino hasta le primer pueblo, San Felipe, se hace por autopista para luego disfrutar de una bonita carretera de curvas que asciende hasta lo alto de una colina, la Subida de la Dormida, lugar de encuentro de motoristas. En el pueblo que precede a estas curvas, Til Til está lleno de puestecillos que venden miel, aceitunas, pan de chicharrones y queso. Parada obligatoria antes de emprender la ruta. Comprando queso fresco de cabra, aceitunas y cebolla en vinagre, junto con un poco de orégano y aceite de oliva haremos la “Causa Minera”, todo esto bien mezclado, en una rica comida (para nosotros en estos tiempos aperitivo) de la que se alimentaban en las minas de cobre.

Barca de pescadores
Barca de pescadores

Cuando uno llega a Maitencillos empieza a oler el mar, un paseo por su costa para dar a parar al mercado que temprano se empieza montar a orillas del mar. Los pescadores han salido a las cuatro de la mañana para bucear y sacar de entre la arena y las rocas varios tipos de moluscos bivalvos, es decir de conchas comestibles que se venden al peso en cada puesto además de pescados como el congrio blanco y rojo, el lenguado o la merluza, entre otros que no llego a reconocer.

Pescado fresco
Pescado fresco

Pasear por un mercado así es vivir la vida de estas gentes aguerridas, pescadores como Antonio, con las manos artríticas y rudas. Manos que llevan sacando conchas desde los 12 años, cuando se buceaba “a pelo” sin guantes ni traje en este frío mar. Ahora, me cuenta, ya casi no hay nada en el fondo, los barcos de pesca extranjeros usando las malas artes del arrastre, han destrozado los antes ricos fondos marinos.

a la faena!
a la faena!

Me cuenta con un gran pesar que estos barcos de masiva pesca no distinguen como ellos entre los peces pequeños que devuelven a la mar. En los grandes barcos todo se utiliza, lo pequeño se muele y hace harina que también se comercializa de diversas maneras. Está enfadado. Me sigue contando que no están bien hechas las vedas de pesca y que se aprovechan del desove de los peces para pescar de manera masiva, esto les está matando a los peces y a ellos, que viven desde hace siglos, del mar.

Ostiones, Machas y almejas
Ostiones, Machas y almejas

Además, me advierte cuando pone delante de mi un plato del rico marisco que hemos elegido y pesado minutos antes, si vienen los “pacos” (forma de llamar comúnmente y algo despectiva a los carabineros), tenemos que irnos plato en mano, les pueden multar por temas de sanidad.Sanidad… me quedo pensando mientras miro como su yerno, con sus manos y un cuchillo abre para nosotros las ricas conchas, más sano que este marico recién robado al mar no hay.

Almejas deliciosas
Almejas deliciosas

Acompañan el plato unos trozos de limón, para estrujarlo sobre los ostiones, las machas y almejas y ver como se encojen antes de dar buena cuenta. El sabor del rico mar en mi boca, momentos inolvidables que acompañan los pelícanos que en una gran colonia, viven de los restos del pescado que estos hombres de mar, curtidos y muy hábiles al filo del cuchillo, tiran a su lado tras una jornada de mercado que comienza a las cuatro de la mañana y termina al caer el sol, para empezar de nuevo e intentar conseguir algo de su mar esquilmado.

Felices Fiestas, en las que el marisco no falta en nuestras mesas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estamos en la región de Valparaíso y realmente este nombre suena bien, vamos a hacer la ruta desde Santiago de Chile a Los Vilos  en…
Al final de la fila Este es un pequeño post sobre lo que ocurre cuando viajas por La Argentina y lo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *