Tasmania, Australia

Hace unos días regresaba a España, a Madrid, la ciudad donde me he criado y donde está toda mi vida pasada. Mi BMW, Descubierta, se quedó en Nueva York, esperando a que regrese.

Llegar a Madrid fue un duro golpe,  encontrar en el primer semáforo a un señor con un cartel pidiéndo ayuda hizo que se me encogiera el corazón, ¿Tan mal está la cosa? me habían avisado pero no me esperaba esto. Fui a visitar a mi amiga del alma y charlar sin parar, cuando sacamos al perro, veo que hay gente durmiendo en el suelo, una segunda punzada se apodera de mi estómago…esto…esto…me quedo sin palabras pensando en qué será de esta gente el invierno que viene.

Somedays ago I came back to Madrid, the city where I grew up and where all my past is. My BMW, “Descubierta” stayed in NY, waiting for me.

To come back to Madrid, was tough. To find a homeless asking for help near the traffic lights, made my heart shrink. How bad is the situation in my country? I knew things were difficult, but not that bad. I visited my close friend, and started to talk with her without stop while walking the dog. I could see people sleeping on the streets… I stayed wordless, what they will do in Winter?

BMW Riders 2011

El siguiente fin de semana fue increíble, en Formigal tuve que contar mi viaje ¿Mi viaje? a quien le importa en realidad…pero si, importa a muchos que estuvieron en la carpa de BMW  (más de 600) escuchando lo que contaba, a los que después se quitaron la vergüenza de encima y preguntaron, a todos los que se fotografiaron conmigo. Que increíble es la comunicación, nunca lo hubiese imaginado y si lo hubiese hecho, no lo habría pensado mejor.

Cuando me voy a dormir no consigo conciliar el sueño y empiezo a repasar todo lo que me ha ocurrido en este viaje…..

The next weekend was amazing, at Formigal Meeting I spoke about my World Tour. Who will care about it? Many people came to the speech (more tan 600 people) listening my stories, some wanted to take pictures of me, some had questions for me. Comunication is incredible, I could not imagine it. When I went to bed, I could not sleep, and I started to remember my trip…

Miquel y Alicia

Salí en septiembre del año pasado, un cúmulo de casualidades hicieron que conociese a Miquel Silvestre. A cambio de mi trabajo editando vídeos, grabando imágenes y haciéndole fotos, además de escribir y enviar las notas de prensa, podría viajar con él. Y así fue. Desde la celebración de las BMW Riders, salíamos juntos hacia Barcelona. Desde allí (y después de conocer a unas fantásticas personas que me han acompañado este tiempo) zarpamos hacia Roma.

Lo que más recuerdo es lo que me costaba mover la moto, no era capaz de mirar a los lados tranquilamente… Italia fue como un paseo, el paisaje es familiar, los olores, las carreteras y los árboles. En unas semanas cogíamos un carguero que nos dejaría en Alejandría.

I started the trip last september, luckyly I met Miquel Silvestre. I could travel with him in exchange of my work (writting, filming and taking potos). We started in Barcelona (where I met good people) and went to Rome.

The most I remember is how hard was to move my bike, I was not capable enough. Italy was a nice walk, the landscape was familiar, the smells, the roads and the trees. In a few weeks we would take a ship to go to Alexandria in Egipt.

Descubierta antes de embarcar en el Carguero de Grimaldi

Allí comencé a ser consciente de donde me había metido. El tráfico infernal, el peso de la moto, mi inexperiencia al manillar, todo era difícil y duro, todo era complicado sobre dos ruedas. Pero la cosa cambiaba cuando bajaba de la moto, gracias a haber viajado cual mochilera, buscar hoteles y entenderme con la gente se me daba bastante bien. En esos momentos estaba en mi salsa, pero a la hora de subir a mi BMW….ufff, lo empezaba a pasar mal.

There I realized about of the difficulties of the trip. The traffic was hell, the bike was heavy, I had not much experience in bikes, all was difficult, complicated and tough on two wheels. But my experience as traveller, the search of hotels and dealing with people was good. In that moments I was as fish in the water, but when driving my BMW… ufff, it was not easy.

Check Point camino de Luxor (Foto: M.S)

El tráfico infernal nos daba la bienvenida en cada ciudad, Miquel delante yo detrás. Le veía a él como se manejaba entre coches y camiones como si fuese en bicicleta y eso que su moto es el doble que la mía. Yo no era capaz de mirar a los lados ni de soltar el manillar. Pero poco a poco íbamos avanzando, Alejandría, El Cairo, el Mar Rojo, Luxor….aquí ya llevaba unos cuantos kilómetros encima y cada vez me sentía mejor sobre el asfalto pese a los más de 200 kg de mi “Descubierta”.

The traffic was tough in every city, Miquel was ahead, I followed him. He rode his heavy BMW as a bicycle among cars and trucks. Step by step we reached Alexandria, Cairo, The Red Sea, Luxor… Here I had already some kilometres done, and I started to feel better on the road, in spite of the kilos of my “Descubierta”.

Desembarco en Wadi Halfa

Desde Hurgada hubo que coger un barco, un feo cacharro de acero lleno de óxido y gente, mucha gente. Las motos estaban en un carguero que llegaría unos días antes que nosotros a el agujero (negro) de África, Wadi Halfa, en Sudán. Más de 10 días esperamos en este pueblo seco donde la bebida era agua, café o té. Allí comencé a acostumbrarme al color negro de la piel, que como europea y más española, no vemos en nuestra tierra. Mujeres de bella piel, con pañuelos de ricos colores, manos de largos dedos y precioso moños sobre su cabeza, son Nubias, una raza alta y delgada, con estilo pese a la pobreza de este país. Comer con las manos empezaba a dejar de ser un problema, aunque me costó mucho aprender de nuevo a hacer algo que de pequeños se nos da tan bien.

From Hugarda, we took an old and crowded ship. The bikes where in a cargo ship that will arrive somedays after us to the black hole of Africa, Wadi Halfa in Sudan. We waited more than 10 days in this dry village where the drinks where just water, coffee or tea. There I started to get used to the black skin that as Spanish and European that I am, I was not used at. Women with beautiful skin, dressed with rich colours,  hands with long fingers and beautiful hair. They are the Nubies, they are tall and thin, with style in spite of their poverty. We had to eat with our hands, I had to learn it. I was very good eating with my hands when I was a children…

la cubierta hasta las cejas (foto: M.S)

Por fin llegaron las monturas y tuve que sacrificar algo de mi cuerpo para conseguir los papeles que permitirían retirar de la aduana nuestras motocicletas, un comportamiento por parte de un jefe de aduanas que en otra situación no hubiera permitido, el señor de unos 60 y tantos años se quiso fotografiar conmigo, quitándose su turbante y poniéndomelo a mi, con su manita en mis cotillas…granuja! lo que hay que aguantar por un sello…

Sudán está hecho de arena casi roja, allí Miquel me enseñó las pirámides del reino perdido de Merowe, comí los dátiles más ricos de mi vida y empecé a entender que las personas somos buenas, generosas y hospitalarias.

Finally the bikes arrived and I had to offer part of my body to get the papers that allowed us to take our bikes. The customs boss, a man in the sixties wanted to take a picture of me, he put his turban on my head with his hand on my ribs…urchin! The things I have to do for a stamp… Sudan is made of red sand. There Miquel showed me the pyramid of the lost kingdome of Merowe. I ate the sweetest dates ever and started to realize that people are good, generous and hospitable.

Alicia y Descubierta en Merowe (Foto: M.S)

Mi Descubierta metía sus ruedas en arena por vez primera y hasta los burros me adelantaban en según que caminos…vaya tute que le he dado a la moto y aún hoy, responde como el primer día. Este país de nómadas permite poner la tienda en donde sea, sabana, desierto….los camellos están por todas partes y sus carreteras, cuando las hay son terribles. Ya llevaba yo mejor la moto, pero conducir de noche y sobre asfalto agujereado no me gustaba nada. Pero fue bonito llegar hasta el reino perdido y sobretodo llegar a la capital, Jartum y poder comer con cubiertos, no os imagináis lo que supone acercar el cristal a los labios tras meses de beber en metal o plástico, tener una servilleta de tela, un mantel y los añorados cubiertos para degustar ricas viandas.

My “Descubierta” started to ride on sand, and even the donkeys were faster than me in some trails. My bike have worked very hard and today still works as the first day. In this nomad country, you are allowed to set your tent anywhere. The camels are everywhere and the roads are awful. I was driving better, but at night and with holes in the road it was not easy. But it was beatiful to reach Jartum, capital of the lost kingdom. We could eat with cutlery, glass and tablecloth after somedays without these “luxuries”.

camino a la frontera de Etiopia-Kenia (Foto: M.S)

El siguiente paso fue Etiopía, un país al que volveré y que me enamoró por sus inmensas montañas de más de 3.000 metros de altura, su cantidad de campos de trigo, guisantes, pimientos, habas…el granero de África con cientos de niños en los bordes de los caminos que gritaban “yu-yu-yu” a nuestro paso, parecían gatos maullando. El país de la gente descalza y la ropa remendada, de los agricultores y los burritos cargados. De los niños pastores, de los árboles inmensos y los largos días de tormenta. Y cuando me creí que manejaba bien la BMW, cuando pensé que pasar por tierra y pistas mojadas era ya fácil, llegamos a la capital, Addis Abbeba. Etiopía, con sus castillos, un paìs nunca subyugado a las colonias europeas, con miles de paisajes distintos. Allí probé el café de verdad y me picaron las primeras pulgas, cosa que solucioné dando la vuelta a mis pantalones, colgándolos de una barra del cuarto de baño del hotel y rociando eso con mata-cucarachas hasta que pareció una cámara de gas. Al día siguiente, sobre el blanco suelo estaba allí, la maldita pulga que me había breado la pierna izquierda. Y todo fue bien hasta que llegamos a la frontera con Kenia y me empeñé en viajar por la Moyale Road, una historia de la que ahora no voy a escribir, simplemente diré que sue el esfuerzo más grande que he hecho hasta el momento, una pista de 350 km machacada.

The next step was Ethiopia, a country where I will come back. I fell in love with its great mountains with more than 3.000 meters high, with its wheat fields, the breadbasket of Africa with hundreds of children on the sides of the roads yelling like cats “yu-yu-yu” to us. The country of the people barefoot and with repaired clothing, the farmers, and the donkeys with plenty of cargo, the shepherd kids, the huge trees and the long raining days.

And when I thought that I was riding good my bike, when I thought the riding on wet trails was easy, we reached the capital: Addis Abbeba. Ethiopia, with its castles, a country that has never been a colony with thousands of different landscapes. There I tryed the true coffee, I was bited with the first flea, problem that I solved with a cockroach spray on my pants. On the next day  I found dead the mad flea on the floor. All was fine until the border with Kenya, where I started to ride on the Moyale Road. A trail road of 350 km where I had to do my best.

Descubierta en Moyale Road

Y de allí a Nairobi, donde conocí a un loco que se fue a Äfrica en una Vespa hace mil años, Topo. Por fin una ciudad con todo, bares, discos y buenos amigos. Kenia es increíble por su vida salvaje y Masai Mara fue un viaje espectacular que repetiré también, el campamento de Enkerende, con Cristina y Raúl, sus dueños con los que pasamos unas noches y días reconociendo todos los animales que salen en “Memorias de África”. Fue la segunda y última vez hasta el momento, que mi moto fue agujereada por una piedrecita y perdió aceite por el cárter, aunque siempre fue fácil de reparar. Y aún tiene esas heridas de guerra.

And from there to Nairobi, where I met a crazy guy who went to Africa with a scooter “Vespa” a thousand years ago, Topo is his name. Thanks God, finally a city with everything: bars, discos and good friends. Kenya is incredible for its wildlife and Masai Mara, where I wish to go back again. The Enkerende camp with Cristina and Raúl, the owners with who we spent somedays following the animals that we saw in the movie “African Memories”. It was the second time that my bike was damaged by a small stone. It was a “war scar”.

pintando con henna mis manos, Bombay

De Nairobi a India, aterrizamos en Bombay bajo un calor y humedad aplastante. Me interesé por las lavanderías de esta ciudad cinematográfica, me hice una pedicura por menos de 5 euros y disfruté de su variada comida picante. Un bonito viaje hacia el este donde tocamos playas impresionantes y carreteras atestadas de camiones, coches, vacas, gentes… en India volví a sentirme minúscula, pequeña, insignificante…y decidí volar, separarme de mi compañero y comenzar un viaje en solitario al que tenía pánico.

From Nairobi we flyed to India, we landed in Bombay with high heat and humidity. I was interested on the laundries of this film city, I had a chiropody for 5€ and enjoyed the variety of its spicy food. A nice trip to the east with its awsome beaches and roads full of trucks, cars, cows and people…In India I felt small…And I decided to fly, to continue my trip alone; which scared me.

La Ducati posando frente a una playa

Australia me hizo madurar como viajera, sentí de nuevo el placer de la limpieza, del orden y concierto. La moto ya la manejaba muy bien, pero aún así nunca es suficiente. Tuve que esperar 20 días con sus noches a que llegara mi moto y durante ese tiempo sucedió lo mejor: conocí  a Michael, que me acogió en su casa de Adelaida, recorrí el Outabck en tres noches en tren, descubrí Sydeney y Brisbane en una Ducati Monster que gracias a Pablo Silván (Ducati España) pude montar, vi las marivillosas playas australianas, kiloméitricas e interminables, con el azul coralino de su barrera y la arena blanca para los pies.

Recorrí las Blue Montains y volví a Melbourne, donde volvía tener suerte y Phill y MIchael me acogieron como a uno más, me dieron cobijo y ayudaron con los trámites para recuperar mi BMW. Nada más salir de la aduana, un coche gigante, un pickup de enormes ruedas me arrolló, tirándome al suelo por no hacer (el del coche) un stop. Susto de nada y a seguir. Rodé por la carretera más bella de la costa de esta isla y visité de arriba a abajo, de norte a sur la isla de Tasmania, tocando el Ártico.

Australia matured me as a traveller, I felt again the pleasure of the cleaining, and the order. My riding level was higher, but it is never enough. I had to wait 20 days and nights until my bike arrived. I met Michael, who offered me his house in Adelaida. I run the Outback in three days and nights by train, I discovered Sydney and Brisbane on a Ducati Monster (thanks to Pablo Silván of Ducati Spain). I visited the unending beaches with its blue coral and the white sand.

I run the Blue Moutains and came back to Melbourne, where I was lucky again and Phill and Michael welcomed and helped me with the papers to get my bike back. After the customs a car did not see me and made me fall. Thanks God there was no damage for the bike or for me. I rode on the most beautiful road of Australia, visited Tasmania and touched the Arctic.

Nick Koudis en el jardín de su casa

Y volé a Los Angeles y conocí a más gente, Nick me hizo fotos y me acogió, rodé con un grupo maravilloso en las Malibú Montains, me vinieron a ver con un ramo de flores a la ruta número 2, llegué a San Francisco donde me reuní con Antonio, un gran amigo que bajó volando desde Nueva York para acompañarme unos días, visité Yosemite, Secuoya, Monument Valley, el Valle de la Muerte y Las Vegas (que horror). Subí por el centro hasta Saattle donde me encontré con amigos de Los Angeles y llegué a Canadá.

I flyed to L.A. and met more people. Nick took some pictures of me and welcomed me. I rode with great people at the Malibu Mountains, they came with flowers for me. In San Francisco I met Antonio, a good friend who came form NY. I went to Yosemite, Secuoya, Monument Valley, The Dead Valley and las Vegas ( I did not like at all). In Seatle I met again people form L.A. and reached Canada.

Alicia por Vancouver (Foto: M.S)

En Vancouver, María y juan me dejaron una cama hinchable en el piso 27 de un rascacielos, visité la ciudad y viajé por carreteras increíbles, con osos, renos, puerco-espines, montañas verdes y verdes lagos, miles de mosquitos y otros viajeros, muchos que a mi paso iba encontrando y con os que hacía varios kilómetros. Conocí a una gran mujer de pelo rosa con la que vi el primer glaciar, y me emocioné y lloré.

In Vancouver, Maria and Juan let me an air bed, on the 27th floor of their apparment in a skyscraper. I visited the city and rodeo n the incredible roads, with bears, and other animals, green mountains and nice lakes, thousands of mosquitos and other travellers. I met a great woman with pink hair whit who I visited a glacier, I felt touched and cried.

Alicia, Descubierta y el Glaciar

Llegar a Alaska supuso haber superado mi reto de viajera en solitario, habia conseguido cruzar Australia y Estados unidos desde el sur, había lidiado con el inglés que tan mal lo llevo, con mi condición de mujer que tan mal lo llevaban aquellos que no creyeron en mi cuando marché. Si, hubo muchos hombres que creyeron que no lo conseguría, que volvería antes, que me desmoronaría, que necesitaría ayuda permanente para sobrevivir, que siendo una mujer, menuda y en moto, no podría superar lo que ellos hicieron o lo que deseaban hacer. Y allí estaba yo, con mi 1,50 rompiendo moldes, gritando en silencio que ser hombre o mujer no tiene que ver, que lo que una se proponga lo consigue si ese es su fin. Que no hay que tener miedo a volar, a cambiar, a escucharse la respiración día tras día. Que el idioma no es una barrera, ni el peso, ni el color de la piel.

To reach Alaska meant to me as to fulfil a challenge as a lonely traveller, after crossing Australia, and the US from South to North. In spite of my poor English, being a woman. Some people did not belive in me as a woman able to do so, they espected that I would surrender soon. But I was there, standing with my 150 cm high, braking barriers, screaming that being man or being woman does not matter, there are no barriers, sometimes we put he barriers to ourselves.

4 Spanish in Valdez (foto: M.S)

En Alaska me reuní con otros viajeros, con Miquel, con Domingo y con Fernando y con ellos hicimos uno de los viajes más bonitos del viaje. Llegar a Valdez. capitaneados por Miquel y echándolo todo, compartiendo habitación, carne seca y cerveza, contando historias, riendo, poniéndonos Alaska por montera. Pero hubo que partir y con la lluvia cada uno tomó un camino y llegué a Chicago y de allí a Nueva York. Y a partir de aquí la historia la conocéis.

Salté a Madrid, terminé una vida. Ahora me toca empezar otra.

Os espero en América del Sur!

In Alaska I met again other travellers as Miquel, Domingo and Fernando, and with them I made a beautiful trip: to reach Valdez. With the advice of Miquel, sharing everything and having fun. But one day, each one took its own way and I went to Chicago and New York.  And later I came to Madrid. One life is over. Now I start a new one.

I wait for you in South America!

 

 

 

Alicia y NYC Skyline
Hace unos días y tras bajar desde Calgary hacia la frontera con USA, tras llegar a Chicago,…
camino al sur Salí de Nueva York y me puse en marcha. Atrás dejaba Madrid y mi visita fugaz a la…

Un pensamiento en \"Terminar una vida, comenzar otra / To finish one life, to start another.\"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *