T H A Ï

 

Hola, aún no tengo nombre, pero soy feliz. estoy con mis hermanos jugando y durmiendo todo el día. Tengo un gran patio de tierra para divertirme y por las tardes se abre una puerta y salimos a seguir olisqueando entre pinos y hierba blandita. Hoy ha venido alguien a mi casa. Es una chica. Se ha puesto de cuclillas en el suelo y la he mirado. Tiene una sonrisa estupenda y hace un ruidito divertido con los dedos al chasquearlos. También me ha mirado, me he acercado a olerla, huele bien. Entonces he decidido que me la quedo. Me he subido sobre sus piernas y he advertido a mis hermanos y primos que es para mi. Se llama Alicia.

Cuando he gritado me ha dado suavemente un toque, no le debe gustar que haga eso, pero ha sido la única menra de que los demás se queden donde están, huele muuy bien y está calentita, me acaricia suavemente.

He vuelto a saltar para contárslo al resto y cuando he bajado, me ha cogido en brazos, que comodidad! Tras llevarme en su regazo por la casa a la que nunca entré, me deposita en una cajita de cartón con una camiseta que sigue oliendo a ella, me duermo con el traqueteo del coche, estoy muy contenta, aunque echaré de menos a mi familia.

Me despierto sobre un suelo de madera. Una narizota negra se acerca por detrás, tiene unas patas muy largas, es negro y las orejas le caen por delante, jajaja, que tipo tan raro. Oigo que le piden que sea suave, le llaman Ibuck.

Yo no tengo nombre, pero pronto me lo pondrá. Está hablando con un amigo sobre la vuelta de un viaje a Tailandia y de repente surge mi nombre, ahora se que me llamo Thaï.

Vivo en un pequeño apartamento y duermo a pierna suelta, Ali me mira y mientras me estruja el morro me llama hamster. Ha venido a verme muucha gente. Me tocan, me rascan y brindan en mi honor. Son todos muy simpáticos. tengo otra nueva amiga, se llama Marga y aunque no le hago mucha gracias, se que lo pasaremos bien. También está Ana que huele tan bien como Ali. Tiene muchas hermanas,María,  Vicky, Pato (a esta se que le gusto mucho, me habla y dice cosas al oído que aún no entiendo), Jaime, mamá y papá.

Hoy me ha llevado a otra casa, tiene un jardín enorme con mil cosas que descubrir. Ibuck, aunque es muy fgruñon y no quiere que esté con él, me enseña algunos modales. Se está muy bien en esta casa grande. Papá me da pan por debajo de la mesa y todos le regañan. A veces también lo hace mamá. Ali les regaña, pero como siempre tengo hambre, no me importa.

En mi pequeña casa hay algo hoy que huele genial. Está justo encima de mi cabeza, se llama pata de jamón. No puedo acercarme, pero en cuanto me quede sola, investigaré a ver qué es. Oigo como Ali me dice que sea buena, me acaricia y cierra la puerta detrás de si. El “pata de jamón” me espera. Le pego dos bocados con mis afilados dientes, como tengo muchísima fuerza en la mandíbula, no me cuesta nada. Lo que pasa es que me entra mucha sed. bebo y me duermo en mi cama, se está fenomenal. Cuando regresa Ali, se me cae el pelo. Me enseña el jamón y me sacude el pellejo diciendo que no….creo que ya lo entiendo, eso le ha molestado.

Hoy me han llevado a la clínica, mis amigos veterinarios me cuidan bien, una vez al año me ponen inyecciones y hace unos meses me pusieron una placa en la pata trasera, me atropelló un coche. Aunque pero fue cuando jugaba con mi amigo el mastín, que me rompió otra pata al caer sobre mi. Ali está a mi lado todo el rato, me quedo dormida con su olor cerquita de mi…

Hemos cambiado de casa muchas veces y he subido en avión, la primera vez me dió miedo, pero ya estoy acostumbrada y me gusta hacerlo. Cada vez que veo mi casa de plástico en el suelo, es que nos vamos a algún lugar estupendo en coche, en barco o en avión. Esta vez toca playa.

No me gusta el agua, veo como mi amigo se baña, pero yo no me atrevo, mis patas son cortitas y no me gusta nadar. Prefiero la nieve de la montaña, ahí puedo saltar y retozar sin hacerme daño. No siento ni frío. Me encanta la nieve!.

Hoy me han presentado a un canijo, se llama Flash y es muy feo,casi no tiene nariz y está asustado. Me quedo a su lado. Le voy a enseñar todo lo que se. Parece listo. También tengo otro amigo en la casa del jardín grande, se llama Gato y tiene los ojos más azules que he visto nunca, aunque es un poco antipático conmigo.

Nos vamos en coche, con todas las amigas de Ali. No paran de reírse y ponen la música del coche muy alta. me encanta ir en coche, siempre llegamos a lugares increíbles y nos vamos de excursión, me encanta oler y que me hagan buscar palos y piñas para luego destrozarlas con mis mandíbulas de acero. como me he comido un montón de restos de la cena de ayer, tengo gases y no puedo evitarlo. El coche para y salen todas, dejándome sola en el coche con la puerta abierta. Me llaman cerdito…si me llamo ThaÏ. Luego se ríen y vuelven a entrar. ¡Me encanta ir con ellas de viaje!

Hoy he estado más de tres horas en el coche, que digo tres, casi todo el día! Aquí huele diferente, y hace mucho calor. Se hace de noche y llegamos a un hotel, aunque he dado un paseo, tengo ganas de estirar las piernas y cuando me dejan en una habitación con la puerta de mi casa de plástico abierta, decido salir. El pasillo es larguísimo, perfecto para correr. Cuando lo hago retumba el suelo, me encanta!. No lo entiendo, la gente me señala y algunos se asustan, pero si solo quiero correr!!. Ali me engancha del collar y casi a rastras me lleva a mi cama, me ha vuelto a regañar, pero luego he oído como todos: tete, Luci, Maria y Ali, se reían.

Cuando vuelvo a salir del coche alucino. Nunca había visto unas montañas de arena tan fina ni tan grandes. Me quitan la correa y me voy a correr. Brinco y salto en la arena blandita, me caído por la cuesta y vuelvo a subir. No hay ni un palo, pero da igual, Todos corremos por la arena, que divertido!

Hoy se que ha llegado el día. Estoy muy pesada y me duele la tripa, me quedo dormida y al despertar están ahí. Son mis ocho cachorros, preciosos, blancos y negros, atigrados, marrones…me han saido genial y Ali me ayuda para colocarlos cada uno en su tetilla y que coman bien. Lo pasamos genial, sobretodo cuando ya son algo mas mayores. En tres meses se han ido, menos mal! Ali y yo no podíamos con ellos, se habían vuelto mal educados y curiosos. Se van a sus casas, pero a ellos se los llevan, no ha tenido la suerte que yo, que pude elegir con quien irme.

Hoy me visita Iratxe. Siempre está con Ali y me rasca muy bien el cuello, de las que mejor lo hace. Se que va a tener un cachorro y por eso no voy a saltar a su tripa como hago siempre. Me acuerdo de lo pesada que estaba yo y se que eso puede doler. Ali aún no lo sabe, cuando veo su expresión de alegría y que se abrazan y besas, se que se lo ha contado. Yo seguiré teniendo cuidado con ella.

Ahora que hay un cachorro en esta casa, me dedico a robar los biberones que dejan bajo la silla de ruedas, saben dulces y si los toma el bebé, yo también. Es un niño, Mario, y lo veré crecer. Además me han presentado a otro amigo, se llama leño y nada muy bien. Un día de estos, le pediré que me enseñe y dejaré a todos con la boca abierta.

Llevamos ya 12 años juntas. La he visto preocupada, nerviosa, triste, pero sobretodo contenta. Me lleva a todas partes, de tiendas, en el coche, de viaje, a la casa del jardín grande, a la montaña…conozco el mar y la nieve, el desierto y sus dunas, he viajado en barco, he ido a islas lejanas…pero lo que más me gusta es pasear con ella y meterme debajo de las sillas de las terrazas para comerme todo lo que hay en el suelo, bocados suculentos para mi paladar.

De pronto, un día, Ali no está. Se ha ido. Me ha dejado con Flash y Gato, con papá, mamá, Vicky y Jaime. También viene María y sus dos cachorros que huelen muy bien y me tiran de las orejas. Me gusta, pero tengo que tener cuidado de no tirarles. Eso si, como lleven algo de comida en la mano, se la pienso robar. Pasa mucho tiempo, o eso creo. Ana me viene a ver y Tete otro día, que majos!

Hoy ha llegado Ali, no se cuando se fue, me parece ayer, pienso saltar a su lado y bailar para que sepa que estoy muuy contenta de olerla. he cumplido 13 años hace dos meses y soy una perra feliz. Ya no salto como antes, no oigo bien y veo mal, pero soy feliz. Ali está conmigo, en una casa nueva y todos los días recorremos los jardines que hay en mi nueva casa, me presentan a más de diez nuevos amigos. No tengo muchas ganas de jugar, prefiero pedir comida a todo el que le huela el bolso, o la mano y siempre acierto. Me dicen que soy muy bonita, aunque yo me veo más vieja.

Hoy no me encuentro bien. Estoy mareada, veo todo raro y no oigo nada. reconozco a Ali por su silueta y su olor. Nos vamos a pasear como todas las mañanas. Quiero volver pronto a casa, sigo mareada y camino con la cabeza de lado, me caigo y tropiezo, pero siempre encuentro su mano cerca, o su pierna, que me sujeta y donde me apoyo para no caer. LLega la noche y estoy muy malita, mi cuello está totalmente retorcido a la derecha. Mis patas de detrás me duelen y no me responden. Ali me lleva a su habitación. No se donde estoy. doy vueltas, me caido, quiero agua pero no se donde está. Ali me lleva. No veo nada, me pierdo y no bebo.

Noto como el calorcito de Ali me arropa, estoy en su cama, es de noche, voy a intentar dormir. Me despierto todo el rato, tengo calor y no se donde estoy, solo reconozco su calor, su olor, sus caricias en mi cabeza, en mi lomo. Me tranquilizo, pero todo me da vueltas. Entonces me llevan a la clínica de siempre, no me apetece pedir comida ni puedo huir. Me ponen unas inyecciónes, consigo relame y dormir. Por la mañana me despierto en mi casita de plástico, pero no tengo ganas de viajar. Aún así se que voy en coche, pero mis ojos no ven nada. Ali está ahí, me coge una pata desde el asiento de delante, la noto y la huelo. Estoy feliz.

Tumbada, tranquila, con su mano en mi cabeza y acariciando mi hocico. Solo se que estoy con ella. huele muy bien. Es el olor que me ha acompañado siempre. mentalmente le doy las gracias. La espero dentro de un tiempo, no se cuanto pasará, pero allí estaré.

GRACIAS A PERROS COMO ESTA BULL TERRIER HE TENIDO LOS MOMENTOS MAS FELICES Y HE SUPERADO LOS DIFICILES. SIEMPRE EN MI ALMA ESTARÁS.

A MI MEJOR COMPAÑERA, MI PERRA, MI MONTÓN DE PELOS Y HUESOS,  AMIGA FIEL.

 

Casi al final de mi viaje, cuando llegué a Buenos Aires tuve la oportunidad de conocer a un gran viajero, el pionero, el padre de…
carreteras de baches con camellos en Etiopía Cambiando a Versión 4.0 Este mes es especial para mi, siempre lo ha sido,…

Un pensamiento en \"THAÏ\"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *