Camino hacia Zaragoza

El jueves pasado comenzó una nueva semana, si en jueves en vez de lunes. Llegaba Jolandie Rust a Madrid, una mujer muy joven que recorre África desde Johanesburgo hasta el mismo lugar, dando una vuelta a este duro continente.

Ella es de esta ciudad sudafricana, quiere convertirse en la primera mujer en hacer esto, lo que pasa, que como la frontera de Alrgelia está cerrada, ha tenido que pasar por España para continuar por Francia, Italia y desde allí a Tunez para bajar a Africa de nuevo…ella llegó el jueves a Madrid.

charla en NG

Además el mismo jueves en National Geografic, yo ofrecía una conferencia. Fue todo un éxito, asistieron casi 100 personas, sentadas, de pie, en el suelo, apretujados en la parte de arriba, lleno total…y mi BMW, Descubierta, en la misma entrada del local, genial!!

La conferencia fue un éxito pese a que mi power point de la presentación se quedó colgado a mitad de diapositivas, en fin…cosas que pasan. Esto nos dio lugar a poder disponer de más tiempo para nosotros, así que la ronda de preguntas-respuesta se hizo mucho más jugosa y lo pasamos en grande.

Me acompañó Gustavo Cuervo en la parte final, al que saqué a la palestra y atendió a todos los que allí se congregaron. Jolandie tuvo la oportunidad de explicar su viaje…. Una tarde completa de viajes, motos y amor por los moto-viejes. En la tienda de NG se quedaron tan contentos que me pidieron que no me llevara a Descubierta y la dejé un día más de exposición. Gracias a esta conferencia conocí gente muy interesante y puse cara a más de un amigo virtual.

Descubierta en la tienda de National Geografic

El viernes tocó tour por Madrid para enseñar a la sudafricana lo bonito de la ciudad y el sábado ruta hacia el norte. La acompañamos unos cuantos (Polo, Emilio y yo)  hasta Calatayud. La verdad que me ha encantado que todos la hayan echado una mano, desde que llegó a la Península no ha estado sola y eso se agradece, a mi en mi camino, nunca me dejaron sola y siempre me acordaré de los amigos de México, los primeros en organizarse para acompañarme en muchos lugares, los de Ecuador, con esa zona antigua de la capital, Quito, ese paseo nocturno con las motos…los amigos de Perú, con su excelente comida y amabilidad…

Y menos mal que decidimos acompañar a Jo hacia Barcelona ya que  su cadena nueva, recién cambiada en Marruecos, no estaba bien remachada, por lo que delante de mi la perdía en mitad de la autopista. Creí que era un pulpo que se desprendía de su equipaje, una culebra despistada a la que atropellaba, pero cuando escuché el sonido del motor, sin nada que lo sujetara me di cuenta, la cadena de la GS estaba en medio de la Autopista. Jo, tenía que parar y nosotros con ella. Emilio que iba el primero tenía que dar marcha atrás con mucho cuidado por el arcén hasta llegar donde estábamos nosotras. Sacamos todas las herramientas, pero la cadena estaba demasiado destrozada y no la podíamos reparar in situ.

Aún así, tuvimos suerte, cerca había un puente y Polo y Emilio se fueron empujando la moto hasta llegar a la salida del mismo. La Guardia Civil paró al verlos caminando preguntándoles que qué hacían ahí. Una pregunta bastante tonta si están empujando una moto…esperábamos que su primera pregunta fuera: ¿estáis todos bien? pero parece ser que si no son motoristas los Guardias, van de “mala leche”. Pasando el puente con la moto a cuestas y mientras Emilio salía en busca de la nueva cadena a Guadalajara, donde Granizo (otro amigo y genial mecánico) le esperaba, Polo y Jo iban charlando. Yo esperaba en el estupendo bar de carretera con unas cervezas bien frías.

cadena maldita
destrozo de la tapa de la corona

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No hay mal que por bien no venga y acabamos en una cafetería tomando un refresco mientras Emilio, un amigo que nos escoltaba, se hacía unos cuantos km para retroceder hasta Guadalajara, donde el amigo Granizo (un gran mecánico de BMW) dejaba a sus niñas en la piscina y acudía en nuestra ayuda. En unas horas estábamos con la cadena nueva en la moto de Jolandie, un aperitivo bien rico en la tripa y preparados para llegar a Calatayud.

Poniendo la cadena nueva: los chicos prefieren hacerlo ellos

Cuando llegamos a Calatayud nos esperaba Israel, quien tuvo el detalle de traernos unas botellas de agua para el camino, salió de su trabajo junto a su hermana y padre simplemente para saludar, España está llena de tipos geniales como los de este sábado. Desde allí nos despedimos de Jo, para continuar Emilio, Polo y yo por los bonitos parajes de Molina de Aragón….y chaparrón tras chaparrón, nos mojábamos y secábamos hasta estar de nuevo de vuelta en Madrid.

Las motos listas para continuar.

Aprovecho este post para agradecer a todos los que se preocuparon por la rotura de cadena de la moto de Jo, por los que ayudáiteis directa e indirectamente en su camino por España. Ella se lleva un gran recuerdo de nuestro país. Gracias.

Parece que he parado, que no estoy, que me he esfumado, pero no es así, llevo dos meses intensivos preparando  lo que será el mejor programa…
Clasicas BMW
Bayerische Motoren Werke, una fábrica alemana de motores para aviación que tan sólo paró su fabricación en la Segunda…

pensamientos de 3 \"National Geografic & Jolandie\"

  1. me alegro en el alma q jo se valla feliz a su paso por la madre patria y desde ya desde argentina mi fraternal abraso..para todos aquellos q llevan el motociclismo en el corazón..bendiciones alicia

  2. Un gran relato de una gran aventura. Me enorgullezco de tod@s los moter@s del mundo. Alicia me encantaría que pasaras alguna vez por Canarias y poder rodar juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *