Volver desde Inuvik ha sido más sencillo, al menos para mi. No ha llovido en la primear parte del viaje (o al menos no lo recuerdo) y los 750 km de pista los hemos podido realizar en un día menos que a la ida a Inuvik. Domingo partió un día antes que mi acompañante y yo, por lo que por fin estábamos los dos a solas, como al principio, como cuando llegué a Alejandría con tan solo 1.500 km en el contador de mi BMW, como cuando no era capaz ni de girar la cabeza ante el odioso tráfico cariota. Como cuando me enamoré de un país verde de gente descalza; cuando encontramos, por fin, la supuesta tumba de Pedro Páez uno de los exploradores españoles; que descurbió el nacimiento del Nilo Azul; cuando debuté en la pista más dura de la que más hemos hablado, la de Moyale, en Kenia…

Ambos estábamos animados con la idea de dejar que Atrevida y Descubierta (así se llaman nuestras monturas en honor al Capitán Malaespina) hablasen de sus cosas, se ayudaran en el camino, se picaran sobre la tierra, se escucharan mientras nosotros parábamos a beber agua, a comer carne seca. El día amaneció perfecto, echamos gasolina y salimos, sin más.

Return from Inuvik has been easier, at least for me. It did not rain in the first stage of the trip (or at least I do not remember the rain) and the 750 trail km have been run in one day less than going. Domingo left one day before us, so we were alone; as in the beginning, as when I arrived to Alexandria with my new BMW with only 1.500 km on the counter; as when I could not cope with the traffic in Cairo and Miquel waited for me; as when I fell in love with a green country with the people barefoot; as when we found the first explorer that Miquel rescued from oblivion; as when I rode the toughest trail path ever (for me) the one of Moyale in Kenia…

We both were cheered up thinking on being alone again, leaving to “Atrevida” and “Descubierta” (the names of our bikes in honor to the Malaespina Captain) talking about their matters, helping themselves in the trip, challenging each other, listening each other while we were drinking water or eat dried meat. The day starts perfect, we fill in the tanks and leave, that is all.

Los primeros 200 km se nos pasaron volando, llegamos ante el primer ferry casi sin gasolina, nos acercamos a la estación de servicio a repostar. Deberíamos hacer varias paradas, mis compañeros de esa ruta se encargó (ante mi sorpresa) de adquirir unos bonitos pasaportes que van sellando en los pasos indicados de la Dempster y que se entregan al final, en Dawson. Un bonito recuerdo de esta hazaña que quedará en la mente y en papel. Y aquí empezó una nueva aventura dentro de la aventura que son esos 750 km de pista cambiante: Atrevida, su BMW 1200 GS no arranca, algo pasa que se queda sin batería.

The first 200 km go fast, we reach the first ferry almost run out of fuel, we go to the gas station. We had to stop several times. Miquel decided ( I was surprised) to buy some nice passports that we got stamped in every stop in the Dempster Hy until Dawson. It is a nice souvenir of this adventure that I will keep also in my memories. And here starts a new adventure in the middle of the 750 km changing trail path. The Atrevida´s engine does not start, there is something wrong with the battery.

Podemos ponerla en marcha poniendo los cables en mi moto, pero quitar el carenado delantero de mi moto es un poco pesado; mientras él piensa, yo paro un coche, un gigantesco Ford al que pido ayuda. Sus ocupantes tienen cara de indios y nos ayudan encantados. Mientras cargan un poco la batería de la 1200, yo me dedico a espantar mosquitos y a hacer el tonto con uno de los pequeños que se asoman por la ventanilla. Terminan, arranco y nos vamos. Mi compi está pensativo, preocupado, tenemos que hacer varias paradas, pasar tres ferrys y no podremos parar su motor, esto condiciona la autonomía de la moto, cosa que aunque llevamos un bidón con gasolina, puede llegar a no ser suficiente, no hay más estaciones hasta dentro de casi 300 km.

We try to start the engine with my battery, but we must remove some pieces of my bike. While my partner thinks, I ask for help to a couple of guys who came with a huge Ford, they look like Indians. They help us with pleasure. While they charge Miquel´s battery, I try to frighten off the mosquitos and play a little with the kids in the Ford´s backseats. When they finish, Miquel start´s the engine with success and we leave the place. Miquel is worried, we must stop several times, take 3 ferrys, and Miquel can not stop the engine, that means that Atrevida will need more fuel than usual, and that is a problem with a distance between gas stations of 300 km, even If we carry an additional fuel can.

La pista la están “arreglando” pero para las motos no está bien, la arena semi-blanda dificulta la conducción y es cansado, cruzamos el río con el motor en marcha, pero en unos cuantos metros más, se apaga. ¡Qué mala pata! aunque la buena noticia es que nos ha pasado nada más salir de pueblo, habrá tráfico y podremos parar algún coche. A los tres segundos aparece un flamante pickup, conduce una señora, elegante, con la manicura perfecta y la linea del ojo bien pintada, él toma la iniciativa, habla con ella…y ella se va. ¿Cómo?, si, pasa de nosotros, alucinante. El hombre que tengo al lado se indigna y yo intento calmarle, tenemos mi moto, con ella podemos pasar la carga suficiente a la suya y continuar.

Enseguida se acerca en la otra dirección otro vehículo, esta vez lo paro yo. Son dos tipos que trabajan el el siguiente Ferry, nos ayudan encantados y salimos pitando tras ellos. Queremos llegar a Eagles Plain y son más de 300 km de pista. El suelo va cambiando, ahora grava, ahora arena, un poco de piedras… Circulamos rápido y eso que yo no me encuentro muy bien. Me he despertado con catarro y me duelen los ojos, pero me voy haciendo al camino y se me olvida el malestar. Nos cruzamos con algunos motoristas, saludamos, van en la otra dirección.

The trail is under construction but for the bikes is not good, on the smooth sand is difficult and tiring to ride, after crossing the river, Atrevida´s engine stops. Bad luck! But the good news is that we are close to a village, and someone could help us. Suddenly appear a clean pickup, driven by an elegant woman with a perfect make up. Miquel speaks with her and she leaves… I can not believe, she doesn’t care! Miquel is angry, and I try to calm him, we still have my bike.

Soon another vehicle comes, this time I ask for help. In the car are two guys who work in the ferry, they help us with pleasure and we go with them to the next ferry. We want to get to Eagles Plain and there are more than 300 km. On the path there is gravel, sometimes sand and sometimes stones. We ride fast, even though I do not feel good. I have woken up with a cold and my eyes hurt, but I keep driving and forget the pain. We salute other bikers who go in the opposite direction.

Llegamos al siguiente paso, en cada ferry nos han de poner un sello en el pasaporte y así es. Parece que Atrevida se está portando, de nuevo echamos gasolina. Salimos…pero algo le ocurre a esa moto y se vuelve a parar. Ahora si que no pasa nadie aunque mi acompañante se niega a que quite el carenado a la mia y solucione esto en un pis-pas, de pronto vemos una nube de polvo, llega un coche. Me pongo en medio de la pista, tendrá que parar por narices, yo de aquí, no me muevo aunque me pase por encima. Y para. Es un rumano, muy simpático, que va a Inuvik, quiere ver lo que hay allí, el coche es suyo. Nos ayuda, habla con nosotros, nos hacemos fotos y se va. Cuando está todo en orden, nos toca continuar.

Llegamos Eagles Plain, hay que descansar, cenar algo que normalmente es un sandwich y a dormir. Pero antes preguntamos en el enorme taller si pueden cargar durante la noche la batería. El chaval que trabaja allí, sin ganas llama a su jefe y este se niega en rotundo. Nos transmite esta decisión con el ánimo de un enterrador. Entonces hablamos con él por teléfono, pero sin ninguna solución.  Mi compañero de camino vuelve cabreado, su moto está malita y no la quieren curar en ese taller. Dicen que mañana, pero que si está descargada, de nada servirá. Nos vamos a dormir pasando de ellos, mañana, Dios dirá.

We keep going, in each ferry we get a stamp in our Passports. It seems that Atrevida is going well. We fill in the tanks again. We continue but something goes wrong whit Atrevida and the engine stops again. Now we are in a road with few traffic. Suddenly a car is coming. I will make stop the car. I am in the middle of the road, the driver has no option. He stops, he is a nice guy from Romania who goes to Inuvik. He help us, speaks with Miquel, take some pictures and leave. We continue also.

We reach to Eagles Plain, we must rest, take some beers and go to sleep. But before we ask in the big garage to recharge the battery during all night. The garage boss says no. Miquel speaks with him on the phone. Miquel is angry. The boss says tomorrow. We don’t care and go to the bar. Tomorrow will be another day.

Un gran desayuno y preparados para llegar a Dawson, el día está gris. Cuando salimos se pone a llover. La diferencia de hacer el camino con sol o sin lluvia, a cayendo “la del pulpo” (aquí no llueve poco) es muy distinto. Ya no me molesta la lluvia, me pongo el traje de agua y ya está, con lo que lo paso mal es con el firme. Comienza a formarse barro, mucho y los neumáticos, mis Continental TKC 80 que traigo desde Australia, desde Los Angeles, hasta aquí están casi en las últimas. Noto como se va de detrás, esto tampoco me molesta demasiado, lo peor es cuando se va de delante, entonces me pongo nerviosa, agarro con más fuerza el manillar e intento amortiguar con mis muñecas, por lo que acabo siempre con dolor en ellas. Además tengo que ir detrás de la 1200 todo el rato, por si se para de nuevo. Por ahora va bien, hoy no le ha dado por pararse, que extraño. Dos horas de lluvia es soportable, pero cuatro es horrible y por pista más, aún nos quedan más de 60 km para llegar a Dawson, la tormenta hace que parezca que se hace de noche, aunque son las nubes las que tapan el eterno día de 24 h que nos regala esta latitud durante el verano.

Los camiones nos pasan cerca, muy cerca, salpicándonos de barro, esto es un asco, no me lo estoy pasando bien. Mis botas empiezan a calar, que raro, nunca había pasado esto. Tengo las puntas de los pies mojadas. Seguimos tragando kilómetros como búfalos desbocados, no paramos, no hablamos, no bebemos, hay que llegar hasta el final. Por fin vemos Dawson, sigue lloviendo. La ciudad tiene las calles de tierra, calles que son de barro hoy. Hay autouses, muchos. No habíamos caído que era el día de Canadá, no encotrámos ni una camita en un motel. Poner la tienda con esa tormenta y lo mojados que estamos no nos apetece a ninguno de los dos, pero parece que no nos va a quedar otra. Por fin descubrimos que hay, al otro lado del río, un camping…o eso nos dicen.

After a big breakfast  we are ready to reach Dawson. It is a grey day, when we leave it is raining. The difference between riding under the sun and under a strong rain is big. Now the rain doesn’t disturb. Wearing the rain suit, all is much easier, the problem for me is the slippery path. There is mud and the tyres have too much kilometers. I can feel the rear tyre moving from on side to the other, but this is not a problem, the problem is when loosing control of the front tyre, then I am nervous  and attached strongly to the handlebar which makes me feel pain in the wrists. Miquel goes ahead, just in case he has a problem I can help. So far his bike is doing well.  Two hours riding under the rain is tough, but four in a trail path is a nightmare. There are 60 km still to Dawson, the storm hides the never ending sunlight.

The trucks pass close to us splashing us with mud, that is disgusting and I am not having fun. My boots start to wet, I can feel the wet at my toes. We keep on going, as buffalos like a shot, we don’t stop, we don’t talk, we don’t eat until the end. Finally we reach Dawson under the rain. There is mud on the Dawson streets. There are many buses. Today is Canada´s day, so that we did not find a single bed free. We don’t feel like preparing the tent under the rain, but there is no option. There is a camping on the other side of the river… they say so.

Cruzamos y llegamos a un curioso lugar, el dueño es un alemán desfasado que se recorrió el Mundo en bicicleta, el camping, por llamarlo de alguna manera, es un terreno lleno de partes de cosas, cuadros hechos con latas, trozos de bicis, carteles, maderas extrañas tiradas por doquier. Los baños están lejos, las duchas más, no hay agua caliente ni luz, ni calefacción… nos da igual, estamos calados y nos metemos a dormir en la casita de madera que hemos pagado, mañana será otro día.

Al amanecer asomo la cara por la puerta húmeda puerta de madera, parece que llueve menos, yo quiero salir d este cuchitril apestoso cuanto antes. Cruzamos el río Yukon en la enorme barcaza. Vamos a desayunar a Dawson, con sus calles ataviadas de rojo y blanco para celebrar el día Nacional, lo hacemos con una pareja que encontramos, van en sus motos de trail. Hoy deberemos llegar a Tok, 200 km hasta la frontera y otros 100 hasta este pueblo-cruce con nombre de pollo, Chiken. Cuando entramos en este pueblo antes apeadero, vemos la moto de Domingo, le llamamos a voces (yo me preocupo, ¿estará malito?) y sale de una cabaña, no está enfermo, solo cansado, nos encontraremos con él más adelante, en Tok. La paliza con la tormenta ha hecho mella en él, nosotros estamos más curtidos, aunque cansados. En el horizonte próximo solo se ven nubes negras, la tormenta nos espera…

We cross the river and reach a bizarre place, where the owner is an old fashioned German who made the world tour on a bicycle. The camping place (we could call it with other name) is an space full of useless things like pictures made with scans, pieces of  bicycles, signs, parts of wood everywhere. The toilettes are far, the showers farther, there is not hot water, nor electricity, nor heat… We do not care, we go to sleep to the hut we have paid for. Tomorrow will be another day.

In the morning, it rains a little. I want to leave the wet place soon. We have breakfast at Dawson with the streets ready to celebrate the National Day. We meet a couple who travel on their bikes BMW and celebrate with them the National Day. Today we want to reach Tok, there are 200 km to reach the border and 100 km more to reach Chicken. When we get to Chicken we see Domingo´s bike. We call him ( I am worried, may be he is sick). Finally he goes out from a hut. He is not sick, just tired. We will join him later in Tok. The storm has been tough for Domingo, Miquel and me are tougher and also tired. In the horizon we contemplate the black clouds, the storm is waiting for us…

Ambos continuamos el camino, contentos, yo voy pensando en las diferencias de las primeras pistas africanas y estas. Me doy cuenta lo que he aprendido, lo inconsciente que fui cuando me metí en Africa sin tener casi experiencia of road. Me alegro de haberlo superado sin accidentes, me enorgullezco de lo que he aprendido.

Algo me saca de mi embobamiento mental, un tremendo trueno nos avisa de que vamos directos a la boca del lobo. No vamos a parar, no tenemos ni que decírnoslo, es lo que tiene haber viajado muchos, miles de kilómetros juntos, sabemos lo que queremos sobre una moto y queremos llegar, además, parar la 1200 es arriesgarse a no volverla a arrancar y poner pinzas bajo la lluvia…poco a poco nos metemos en la tormenta, pero poco a poco también la dejamos atrás.  Por fin el asfalto, mira que cansa, pero cuánto se le echa de menos tras 400 km de pista lloviendo.

We both continue happy the way. I think on the differences between the trail paths in Africa and the ones in Alaska. I realize of the Miquel´s patience with me, I have been a load for him, he could have ridden much faster. Even though I wasn’t that slow, now I ride faster. I thank him. Suddenly a noisy thunder reminds us about where we are going. We won´t stop, we do not need to talk, we know it (after thousands of km together we get that knowledge) we want to get there, and if Miquel´s bike fails under the rain… step by step we go into the storm and soon we leave the storm behind. Finally we arrive to the asphalt road, which we missed after 400 km on a trail path under the rain.

 

Llegamos a Tok, preguntamos en un hostel que no nos convence, mi compañero me indica otro. Cuando tenemos la llave de la habitación vemos a Sirius, la moto de Fernando Quemada, otro de los españoles que está en ruta. Un morenazo alto que se está dando la vuelta al Mundo como el que más, con todos sus continentes, sin dejarse ni medio. Ya coincidí con el en Aldelaida, Australia y de nuevo, tras varios meses me lo vuelvo a encontrar. Estamos contentos, le llamamos a gritos (igual que a Domingo) Fernando sale medio dormido y alucinando por las voces. Cenamos juntos, las batallitas se suceden. Al día siguiente llega Domingo, somos cuatro españoles y sus monturas, nos sentimos como aquellos exploradores que llegaban a lejanas tierras en sus caballos. Decidimos unirnos y viajar juntos hasta Valdés, la última ciudad fundada por Españoles al norte del mundo.

Entonces decido algo: unir este Polo Norte con el Polo Sur, será un viaje desde Valdés a Ushuaia. En solitario, lo voy a hacer…

We reach Tok and we search for a motel. After we get the room´s key we see Sirius, the Fernando Quemada bike, another Spaniard on World Tour. A handsome tall guy. We met in Adelaida in Australia and now we meet again. Miquel and me are happy to meet him, we call him by yelling, Fernando gets out astonished and sleepy. We have dinner together and tell a lot of stories. On the next day arrives Domingo. We are four Spanish and our bikes.

En la Dempster Hy El título es una pregunta retórica, pues yo si lo he hecho y seguro que muchos de…
Os dejo con la segunda parte del vídeo anterior, una de las carreteras sin asfalto más largas del Mundo (más que la de Kenia con…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *