¡LA MAGIA DE LA NAVIDAD EXISTE!

Esta es la historia de una conversación entre dos amigas, una charla en la que yo era la que escuchaba y ella la que contaba. Es la historia de cómo comenzó de nuevo a creer en la Magia de la Navidad.

Nos sentamos en el sofá de mi casa, yo dispuesta a que me contara que tal le había ido en su último viaje por Marruecos cuando me contesta:

Sí, hace dos días sentí la ilusión de la Navidad, y a mí misma no pude más que decirme: <<la magia de la Navidad existe>>.

En Navidad, hace ya unos años, desde que tengo sobrinos, siempre me he encargado yo de los regalos de Papá Noel para los más pequeños de la casa. De la casa de los abuelos, que es donde llega el entrañable barbudo vestido de rojo.  Eso sí, siempre les he dicho que a Papá Noel no le escribía una lista de regalos si no que le dejaba traer lo que él quisiera. Yo lo único que hacía era proporcionarle pistas sobre lo que a ellos les gustaba hacer, a uno pintar, al otro el fútbol, al otro los puzles ,…o cosas como sus colores favoritos.

Pero es verdad que en los últimos años, y a medida que los pequeños iban creciendo, les iba pidiendo sugerencias a ellos. El caso es que éste año mi sobrina preferida me sorprendió con su petición: un Baby Pelón.

_Tía, es que además es un muñeco solidario para ayudar a niños que tienen que estar mucho tiempo en el hospital porque están malitos_ me dijo mi princesa. 

Así que, aunque siempre me ha gustado sorprenderles y hacerles creer que Papá Noel traía lo que consideraba, con la información que yo le había proporcionado en la carta que le mandaba al Polo Norte, éste año sin dudarlo, me puse a buscar ese Baby Pelón solidario con niños enfermos. Y debe ser que muchas otras cartas que le llegaron a Papá Noel estaban cargadas de solidaridad, porque, centro comercial al que acudía a buscarlo, centro comercial en el que el Baby Pelón estaba agotado.

Se le olvidará, quería pensar. Pero no, cada vez que hablaba con ella y salía el tema de Papá Noel me decía:

_Tía, ya sé que Papá Noel trae lo que él quiere pero a ver si te hace caso y me trae el Baby Pelón. Tía, ¡Es solidario!, seguro que lo trae_.

Su madre, la de la princesa, y yo, montamos un grupo de trabajo como buscadoras de Baby Pelón. Ardua tarea pero sin ningún tipo de éxito.

 Hace tres días me lo volvió a recordar:

_Ay, a ver si me lo trae_ Ante esa tierna voz cargada de ilusión no pude más que avanzarla lo que ya iba a suceder el día de Navidad, que era no tener a su Baby Pelón solidario. Pobre, no podía dejarla seguir tan ilusionada.

_Cariño, verás, se me olvidó incluir en la carta al Baby Pelón,  pero bueno a ver si me da tiempo a incluirlo en la de los Reyes Magos_ le dije ante su enésima pregunta por el muñeco. Qué pena no poder hacer realidad su ilusión, pensé.

Viernes, a dos días de la Navidad, en la oficina se respiraba el ambiente navideño. Apenas pasado el mediodía se empezaron a escuchar los primeros corchos saliendo disparados de las botellas. Nos juntamos todos para brindar y hacernos una foto para subir a las redes sociales de la empresa. Ya con copa en mano y charlando distendidamente muchos compañeros comentaban como se irían algo más temprano ya que les quedaban bastantes regalos por comprar. Entre ellos lo comentó la Directora de Comunicación. Yo les dije que ya los tenía todos, bueno, todos menos uno que me había resultado imposible encontrar ya que estaba totalmente agotado, un tal Baby Pelón solidario.

Entonces sucedió. La Directora de Comunicación me miró con una sonrisa cómplice y me dijo:

_Yo tengo uno_

_¡Qué me dices!_exclamé_¡Te pago lo que quieras!_.

Le conté la historia de mi sobrina y me dijo:

_Te lo doy_.

_Pero, ¡qué me dices!, ¿seguro?, voy a buscarlo a tu casa, esta misma tarde o mañana cuando tú me digas_.

_Lo tengo aquí_, afirmó

_¡Qué dices!, no me lo puedo creer. ¡La Magia de la Navidad existe!_

Sí, no podía dar crédito. Papá Noel existía. ¡Tenía delante de mis ojos y en mis manos una caja preciosa con un Baby Pelón dentro! Un cliente le había hecho llegar a la Directora de Comunicación ese regalo solidario.c¿Qué probabilidad existe de que un cliente te envíe un muñeco por regalo? Y, ¿que sea el que justo quería mi sobrina y que justo una hora antes de irme del trabajo en una conversación de pasillos surja el tema?

Le hice una foto al deseado Pelón y se la envié a la madre de mi sobrina acompañada del texto: “flipando, flipando, flipando”. En cuanto la vio me llamó sin entender muy bien que significaba mi mensaje. Al explicárselo me dijo lo mismo que yo había pensado hace unos minutos:

_¡Qué increíble, la magia de la Navidad existe! ¡qué ilusión le va a hacer!_

Me fui a comer a casa de mi cuñada y allí estaba ella, la princesa.

Me dirigí a ella con un enorme sonrisa:

_Cariño, que sepas que he mandado una carta urgente a Laponia, directamente a la casa de Papá Noel, por si él ya ha salido, para que por favor le envíen urgente un Baby Pelón para ti. No sé si funcionara, pero he hecho todo lo que he podido_.

_Gracias tía, te quiero infinito_

baby-pelon

Y así ha terminado esta historia real de Navidad, en la que me di cuenta que la Magia de la Navidad Existe, está en cada uno de nosotros y lo que queramos hacer por los demás.

Feliz Día de Navidad. Felices Rutas.

Esta historia ha sido escrita por Pilar G. del Olmo, gracias por prestármela para mi blog.

Más información sobre este muñeco solidario con el que se ayuda a los niños que están en los hospitales con Cáncer.

México Mágico en Moto Quizás esta vez me está resultando aún más mágico recorrer en moto este país hispano americano que la vez primera allá…
Esta vez me despierto en un antiguo rancho llamado Villamontaña, en la bella ciudad de Morelia. Pero no es un rancho al uso, ni siquiera…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *