Así fue la llegada a Goa, donde se celebró el mayor festival de motos de la India y la visita la Fábrica de Royal Enfield en Chennai.

vistas desde goa de la ría

La llegada a Goa

Había llegado a Goa, a lomos de una Royal Enfield Classic, llegaba tras cuatro  días viajando por la costa Arábiga .  Estaba convencida de que había encontrado grandes amigos, todos los riders indios que junto a mi, viajaron por las maravillosas carreteras junto al mar, cruzando hermosos puentes sobre inmensos ríos, relajándonos en los transbordadores que en otras ocasiones, utilizamos para cruzar las anchas mangas de agua. Nos dirigíamos al mayor festival de motos de la India.

Por fin nos acercábamos a esta ciudad antigua y ex-colonia portuguesa, que ya visité en uno de los tramos de mi vuelta al mundo, una isla de arquitectura occidental entre templos budistas de cúpulas redondeadas.

Atrás dejaba con pena el camino recorrido ya que era consciente que esta bonita aventura, finalizaba en esta parte de país asiático.

Goa fue una de las cunas del movimiento hippie en los años sesenta y antes fue uno de los bastiones del imperio portugués y en su camino hacia el mundo de las especies, uno de los pasos hacia Japón. La ciudad de Old Goa es el resultado de cientos de años del dominio de este pueblo sobre estas rutas marítimas. Un dominio que dejó huella en la arquitectura, costumbres y como no, gastronomía.

La antigua ciudad de Goa esta llena de arquitectura de estilo portugués, sus calles empedradas, los colores de las fachadas que dan al río y como no, una proliferación de monumentales iglesias que acogen a la mayoría de la población cristiana de esta parte de India, que además comparte ritos en algunas ocasiones con otros cultos ancestrales.

Parking de las Royal Enfield en Vagator, Goa

La Rider Manía

Aún con la boca abierta por la belleza de la Antigua Goa, enfilo rumbo hacia el gran festival de las Royal Enfield, en la playa de Vagator. La mayor concentración anual de motoristas amantes de esta marca en India. Una pequeña carretera divide en dos partes dos extensas praderas.

Circuito de cross de las Royal Enfield en Vagator.

En una los puentes hinchables, las banderas y las gradas (todas de Royal Enfield anunciando que allí se celebra la Rider Manía) dan a conocer un circuito de cross, al otro lado un inmenso parking, con más de 6.000 motos de esta marca india, perfectamente aparcadas en sus lugares, con todo tipo de equipamiento y colores, repartidos entre sus tres modelos: Bullet Classic, como la que estaba usando yo, Bullet 500 y la mas deportiva, la Bullet GT…

Algunos de los amigos riders y yo en pleno festival

Entonces una vez la moto aparcada junto a las de mis compañeros de ruta, la alegría de haber vivido juntos una semana estalla. Nos abrazamos y palmeamos la espalda por saber que acaba aquí una gran aventura juntos y que aquí mismo también empieza otra: la de formar parte de este gran espectáculo.

Festival de las Royal Enfield en Vagator, Goa, Ridermania

Ya con los pases colgando de nuestro cuello y con el casco en la mano, entramos en el recinto preparado para vivir una experiencia única que una a todos los amantes de estas particulares motocicletas.

Concurso de customizacion de las Royal Enfield

Tres días entre rutas cortas por los alrededores de Goa, ambiente magnifico dentro del festival, cerveza y mucha música, es lo que nos regala esta Rider Manía en la que me llego a encontrar con dos grupos de españoles que han acudido hasta ahí.

Concurso de pulso en la Ridermania de Royal Enfield

Carreras de lentos, en esos que gana el que más tarde llega conduciendo en línea recta hasta la meta;  concursos de beber cerveza (me hubiera encantado apuntarme pero no tuve oportunidad) campeonatos de pulso,  junto con las carreras de cross con las mismas Royal Enfield, hacen que pasemos los tres días, de viernes a domingo, muy entretenidos viviendo este ambiente único que conforman los amantes de las Royal Enfield llegados de diversas partes del país y algunos extranjeros.

Vikrant haciendo fotos a su grupo favorito

Me llamó la atención que no hay otras marcas dentro del recinto, en ninguna parte del festival, ni de bebidas ni de nada parecido que patrocinen este gran evento, la marca India tiene poder suficiente para montar a su antojo este gran espectáculo, que cada noche finaliza con música en directo por los mejores grupos del momento con los que no dejamos de bailar y reír.

IMG_8683
Concurso de customización en la Ridermania de Royal Enfield, el jurado comprobando los participantes

Antes de finalizar el mismo domingo el festival, recibo una gran sorpresa, la viajera Tiffany Coates es entrevistada para la televisión justo antes que yo. No puedo dejar de pasar la oportunidad y charlo brevemente con ella. He conocido a una de las mujeres pioneras en los viajes en moto. El día ha sido redondo.

Tiffany Coates
Tiffany Coates y yo, dos viajeras

Donde nacen las motos: la fábrica de Royal Enfield

Un avión que cojo en Goa me deja en menos de dos horas en la otra punta del país. Chennai me recibe con lluvias torrenciales y más de dos horas de atasco para llegar al hotel, que está a escasos cinco kilómetros del aeropuerto. Recuerdo los mismos atascos cuando viajé allí en 2012, esta vez estaba invitada al corazón de la marca india.

Dentro de la fábrica de Royal Enfield

A la mañana siguiente un chófer me lleva hasta la puerta de la fábrica, una de las dos fáctorías que nutren de estas particulares motocicletas para todo el mundo. Visito la más moderna, que se inauguró en abril de 2011. Entre ambas fábricas a día de hoy han manufacturado más de 420.000 unidades en un solo mes; unas 900.000 al año.

Fábrica de Royal Enfield

Desde aquí se envían estas motos a 52 países diferentes gracias al trabajo de unas 3.000 personas. La cadena de fabricación está automatizada y rematada a mano. Para el mercado de América del Sur, se envían las piezas que se ensamblan en Colombia.

Me impresiona ver el túnel de pintura con modernos robots alemanes que hablan la calidad. Todo se trata con mimo y respeto, desde la revisión de los motores antes de sujetarlos en el chasis hasta la zona de ensamblaje de piezas especiales, como unas rejillas especiales en la rueda trasera al lado derecho, donde se sientan las mujeres, que evitan que el vestido se enrede con la llanta y que solo se acaba así para el mercado asiático.

Fábrica de Royal Enfield cadena de montaje

Royal Enfield me ha sorprendido, en su fábrica hay varios comedores para todos los que allí trabajan, gratuitos, además de guarderías y sistema de recogida para las mujeres que tienen niños pequeños.

Pero sin duda, lo que más me ha llamado la atención es que todas las Royal Enfield tienen arte en sus depósitos, ya que las líneas que adornan estos, están pintadas a mano. Dos trabajadores se afanan en finalizar cada tanque de combustible con un pulso firme, rayando la perfección.

IMG_8845
Fábrica de Royal Enfield, pintura a mano de los depósitos

A la salida veo algo que llama mi atención, sobre un chasis de la Bullet, se está montando una horquilla mas larga, con una suspensión más elevada… el manillar también es diferente y el guardabarros delantero mucho más alto. Me hace pensar que es el prototipo de la nueva Royal Enfield, la Himalayan. - piopialo Aunque pregunto por ella no me dicen nada al respecto, pero seguro que se trata de una moto más de trail que estará entre nosotros en poco tiempo…

Es la mejor manera de finalizar la visita a esta fábrica.

Una factoría de motos para “disfrutar del camino”. Motocicletas de 250 a 600 cc que llevan siendo el vehículo familiar de mucha gente, que son objeto de colección y que llegan a nuestro país en sus tres versiones que dan vida a seis modelos de 499 y 535 cc.

Pinchando aquí puedes ver el vídeo sobre este viaje.

¿Sabes que puedes interactuar conmigo, preguntar y dejar tu opinión aquí debajo? No te cortes, me encanta que todos participemos. Gracias.

 

 

 

regalos para viajeros
Con motivo de estas fechas he hecho una pequeña lista de cosas que, al estar relacionadas con el mundo de las motos y los viajes,…
Alicia on Road
Una de las preguntas que cada poco me hacen es la siguiente: ¿Cómo puedo empezar a hacer que los viajes sean mi trabajo? Para responder, nada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *