Siempre he querido estar casi rozando el cielo, estoy por fin en Katmandú.

Estaba deseando visitar Nepal, tenía muchísimas ganas de llegar su capital. Y por fin estoy en esta ciudad milenaria. Así han sido mis impresiones, así os las transcribo.

Shadus y Scrambler Tocando el cielo

Casi rozando el cielo por muchas razones, la primera es que he conseguido llegar sin ningún problema, sin accidentes ni enfermedades y esto es algo que siempre agradezco cuando hago altos en el camino. Durante el viaje en moto, cualquier daño que sufra tu salud, aunque sea pequeño como un resfriado, un dolor de tripa, un raspón que se infecta, puede fastidiarte el viaje. Durante el camino, somos muy  vulnerables.

Casi rozando el cielo, la segunda razón es que he pasado de escuchar las bocinas de horrible tráfico indio a no ir casi nada, aunque a cambio me encuentro en una de las tres ciudades más contaminadas del mundo, en la que todos pasean con mascarillas, en la que cuando cae el sol, la inmensidad de partículas en suspensión se deja ver a través del haz de luz de faros, farolas, lámparas y bombillas, haciéndote desear comprar otra mascarilla para el día siguiente. La ropa huele mal, el pelo se queda seco y la piel se estropea a marchas forzadas. Nada está limpio, es lo peor de esta gran ciudad.

casi rozando el cielo

Casi rozando el cielo, la tercera razón es la que mueve mis viajes: vuestra ayuda. He podido hacer entrega de dos cheques a dos ONG, PetitMon y Amics de Nepal. Visitar la casa de acogida del Sano Sansar, comprobar lo que hacen, ha sido una alegría, sobretodo por la recibida que me han dado los niños de este hogar. En Amics de Nepal otro tanto, he conocido a unas mujeres que luchan por la igualdad en un país muy desigual, que quieren un futuro mejor y lo agarran fuertemente. He conocido a un montón de personas que están dando su tiempo, su vida por otros, desinteresadamente y esos un ejemplo que me da más fuerzas.

casi rozando el cielo

Casi rozando el cielo, otra razón, más frívola, es por haber podido volar entre las montañas más altas del mundo. He tenido la suerte de formar parte de una grabación de TV y ser invitada a volar en helicóptero entre los valles más profundos y los picos más elevados. He visitado la zona más afectada por el terremoto, la del Valle de Lang Tang. Era un lugar mágico, a algo más de tres mil metros, que fue aplastado por una avalancha de hielo y piedra por el terremoto que sufrió Nepal en 2015. El pueblo desapareció literalmente de la ladera y todos los árboles que lo rodeaban fueron aplastados y quemados por la onda expansiva. El paisaje, antes verde y rico, es ahora gris y desolador. Aterrizar allí y pisar ese suelo te pone un nudo en la garganta que no te permite respirar.

con el único edificio que quedó a salvo
con el único edificio que quedó a salvo

Casi rozando el cielo, al llegar a otro de los valles, menos afectado que el anterior y descubrir que hay ahí, en ese lugar remoto, personas como nosotros que se están encargando de fabricar casas con métodos anti sísmicos, que están empedrando a un grupo de mujeres enseñándolas a fabricar ladrillos ecológicos, que están construyendo una casa para que los niños ciegos de la comarca puedan ser atendidos y vivir bien, que les enseñan braile para que puedan asistir al colegio y estudiar. Por cierto, la ayuda viene de Petit Mon y necesitan que alguien pague 45 euros al mes a una persona que se encargue de ellos (Si puedes hacerlo pincha en su enlace y ponte en contacto con ellos).

Pathan, templos y lluvia
El río sagrado y las cremaciones

Casi rozando el cielo, porque en esta ciudad de dioses, de cremaciones públicas, de templos, del río sagrado que es la Madre que llega a India, de Shadus y cuencos que curan, de budismo, de hinduismo, de polvo, de tierra verde, de nieve eterna, en este país que usamos para el trecking y superarnos, me espera lo mejor del mundo: una aventura hacia el oeste, el lugar menos explorado de Nepal, que empieza en unos días.

¿Te vienes?

Si te gusta, comparte, si te encanta o tienes algo que añadir, comenta.

 

Ducati en busca de Aventureros para dar la vuelta al Mundo
Dar la Vuelta al Mundo en una Ducati Multistrada 1200 Enduro, la nueva trail de la italiana va a ser posible, y ¡sin poner ni…
Annapurnas el vuelo del buitre
Este post se titula "El vuelo del Buitre" porque mientras lo escribo, en un pequeño hotel en el camino hacia los Annapurnas, en uno de…

pensamientos de 7 \"Casi rozando el cielo, Katmandú\"

  1. Como siempre, tus viajes nos hacen cuestionarnos nuestro moderno estilo de vida, donde las prisas, la falta de tiempo para nosotros y el consumismo innecesario nos distorsiona cada vez más. Tengo la suerte de salir de vez en cuando en moto y descubrir las inmensas maravillas que nos rodean, con tan sólo un poco de interés y ganas de salir de la terrible rutina.
    Gracias Alicia por compartir tus vivencias y dar ejemplo a muchas mujeres para sus primeros pinitos como viajeras..suerte!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *