llevo 15 días esperando a que llegue mi moto, está en un barco que viaja por el idílico Indico desde Chennai a Melbourne. Mientras y gracias a la amabilidad de Ducati España, tengo un respiro, puedo viaje en moto. La Monster tan solo se parase a mi Descubierta en el color. No llevo ninguna maleta ni navegador, pero el viaje desde Sydney a Brisbane va a ser toda una experiencia.

Alicia luce nuevo equipamiento BMW Airflow

La ruta iba a consistir en pasar del estado de Victoria a Queenisland. Dormir en moteles de carretera o donde encontrásemos un lugar con buena pinta para pasar dos días. Que por cierto, los hay a montones. Me acompaña un amigo periodista que ha venido a las carreras de Phillips Island, SBK, pero como no son hasta dentro de unas semanas, se ha alquilado una NX y nos vamos casi juntos.

El equipo “colorao”

Las carreteras australianas son preciosas, pasar las Blue Montains o recorrer la costa este es un placer con una moto como la que llevo, ligera y muy veloz. Estoy disfrutando como una enana con una de mis motos preferidas, la Monster. Desde que volví de la India, todo me parece fácil, limpio y caro. Es la primera vez que me lanzo a viajar sola y Australia me recibió con un idioma del que no entendía nada de nada. El acento que aquí tienen es complicado de entender, pero después de unos días, el oído se te hace y comienzo a enterarme de lo que dicen. Me pierdo un montón ya que no llevo GPS y las ciudades son inmensas. Hoy tomamos juntos rumbo a Brisbane.

carteles gigantescos llaman la atencion del turista

Aquí las carreteras son muy anchas y aunque por la que circulé era una “hig way”, tenía muchos tramos de doble dirección y parones por obras. En Australia toda la señalización es poca, ya sea para avisar de radares, salidas de colegios, obras, cambios de sentido, semáforos e incluso venta de bananas en una zona platanera…El cielo luce azul y la prisa es poca, qué más se le puede pedir a la vida en este continente -isla…

Esta carretera, la Pacific Higway pasa por un montón de pueblecitos y ciudades de veraneo. El tráfico de camiones es importante, aunque en fin de semana no hay tantos circulando.  Esta carretera te lleva a lugares como este maravilloso faro, el punto más asiente de la costa australiana.

Cabo Byron y su faro, el punto más saliente de la costa este australiana

He encontrado lugares increíbles para descansar y la gente es muy amable, siempre te ayudan y nunca ponen malas caras, al menos en la mayoría de los casos. Hoy me he quedado sola de nuevo, mi compañero continua hacia el norte para hacer unas entrevistas y yo decido quedarme en un bonito lugar. Se llama Port Macquire y está a unos cientos de kilómetros del faro que visité ayer (Faro Byron).

En este lugar los ríos llegan al mar formando preciosos lagos donde la gente pudiente tiene embarcaderos que dan a sus casas. Estoy cansada y busco un lugar para dormir pero son todos muy caros (más de 50 dólares). Al final consigo regatear y bajar el precio de una cabina al no necesitar yo las sábanas, tengo mi saco. el resto siempre está limpísimo y con máquinas y café para el desayuno, cosa que se agradece… Aún no se lo que me depara la segunda noche en este lugar. Algo que nunca olvidaré (y solo contaré en mi libro)

Camping Caraban y una cabina para dormir

Una de las cosas que me llama la atención de Australia es que las carreteras no tienen guardarailes, si te la pegas, paras en el campo. eso es algo que como motorista me encanta, odio los malditos guardarraíles asesinos. La verdad que aquí pueden hacerlo así ya que no hay poblaciones cerca de las carreteras en estos puntos y campo les sobra.

Los conductores suelen guardar los límites de velocidad, aunque hay tramos, (ellos los conocen) que no hay problema y aceleran hasta los 140 km/h .L o peor son los inmensos camiones de 12 ruedas, cuando llueve, pasar a su lado es como meterse en un túnel de lavado.
Desde aquí quiero agradecer a Pablo Silván de Ducati España, la gestión que ha hecho para que sus colegas australianos me dejen la pequeña Monster.

La vuelta de Brisbane ha sido genial, de esas veces estupendas en la que no notas la mochila, no hay viento y casi sin tráfico. La lluvia caía unos kilómetros por delante de mi. La ruta perfecta, el sonido de la Monster muy agradable y he llegado a descansar a algo más de 400 km. La verdad que estoy deseando descansar y pasear así que me quedo unos días en este lugar. El agua es increíble, de color azúl y las excursiones por los parques naturales de la zona aseguran el entretenimiento. Aún tengo tiempo, mi moto no llegará hasta dentro de unas semanas…

Si sales de viaje tendrás que ponerte algunas vacunas, siempre dependiendo de qué países vayas a visitar. en una vuelta al mundo, necesitarás casi un mes…
¡Me habían robado!, llegué agotada a la gasolinera y eso que solo llevaba dos horas conduciendo, pero dos horas luchando contra el vendaval: la moto…

pensamientos de 3 \"Primera ruta motera por Australia\"

  1. Lleves la moto que lleves, siempre es un placer leer todas estas vivencias, pues las haces especiales por la manera que las describes, supongo tan especiales como tú…!!

  2. Tus viajes son alucinantes Alicia, por favor no dejes de compartirlos. Como consigo tu libro en Córdoba, Argentina? Bsss.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *